Alejandra, niña trans acosada en su instituto

Desgarradora carta de la madre de Alejandra:

Hola me llamo Mónica, soy la madre de Alejandra, ella es una niña trans de 15 años y pido ayuda desesperada para que dejen de acosarla.

Su transición empezó en el instituto, el primer año aún era chico y ya era el “mariquita». El segundo año ya lo empezó como chica, como Alejandra. A partir de ahí empezó a ser el “travelo”, el que se hacía pasar por niña, únicamente para poder entrar al baño de chicas para poder hacerles cosas, tocarlas o incluso violarlas. 

Ese año, a mi hija le han llegado a tirar hasta piedras, puse una queja a los de acoso escolar, la psicóloga que vino únicamente le diagnostico que ella misma se lo buscaba porque no se callaba y como los demás niños decían que mi hija era la que empezaba a decir cosas, esta señora en vez de investigar decidió creer a esos niños y dejar a mi hija como la que buscaba que la acosaran.

Mi hija ha cambiado su carácter, a causa de esto, está siempre a la defensiva. Se comía el bocadillo en el baño del instituto para que la dejaran tranquila ya que le empezaban a decir cosas como “Qué es lo que tienes ahí abajo”, “tienes X o tienes Y”.

Llegados a este punto ir al instituto ya le empezaba a crear ansiedad, ella me llamaba a cada momento para que la fuera a buscar ya que tenía ataques de ansiedad, llegados al punto de que no me contaba el porqué si no que únicamente me decía que tenía ansiedad, ansiedad y más ansiedad.  

Cada vez más y esta ya era creada solo por entrar al instituto o despertarse por la mañana y pensar “Que es lo que me va a tocar aguantar hoy” se preguntaba así misma.  

Actualmente tampoco se puede concentrar bien en nada. Una vez ya me tocó llevarla de urgencias psiquiátricas ya que empezó a hacerse cortes en los brazos y en los muslos, supuestamente era la única forma de que se le parara la ansiedad, pero también era para intentar quitarse la vida.

En nuestra última conversación sobre eso me dijo que le dio un ataque de ansiedad en el que se empezó a pegarse en la cara, se tiraba de los pelos diciendo “¡Entre todos me van a matar!” “¡Me quiero morir!”.

Desde ese día la tuve que sacar del instituto y ya no ha vuelto a ir más. Ella en varias ocasiones me dice que no se quita la vida por mí, porque sabe que si ella se muere yo me muero también y no quiere hacerme eso a mí ni a su hermano pequeño porque si no se quedaría solo.

Lo más reciente es que ya no va al instituto, a pesar de eso le han seguido acosando por Instagram. Por ejemplo, el 25 de noviembre mi hija puso una publicación en su historia de “ni una más” en apoyo a todas las mujeres maltratadas y uno de los chicos que le hace bullying no le bastó con que mi hija ya no vaya a la escuela, si no que la siguió acosándola haciéndole ciberbullying.  Le escribió que ella no contaba porque no es mujer (biológicamente). Todo esto es constantemente e ir buscando qué hacer para molestarla e impedir que sea feliz cuando se la cruzaban en el baño, en el patio, etc…

Esto ya es un acoso y derribo y así no se puede vivir en paz. Ni cambiando de instituto puedo garantizar la salud mental y física de mi hija por las amenazas.

Actualmente tengo miedo porque ella tiene un tratamiento psiquiátrico y tiene acceso a pastillas prescritas por el psiquiatra,  las cuales obviamente se las controlo, pero siempre puede haber un despiste y no quiero que al final ella logre acabar con todo y que no haya vuelta atrás, que lo haga porque ya no aguante más la situación y esté en el punto de que no pueda pensar ni en su hermanito ni en mi ni en nadie que le importe, porque le supere todo lo que le están haciendo.

Necesito ayuda, que me escuchen, que ayuden de verdad a mi hija y que la dejen ser feliz de una vez que es lo único que realmente quiero.

Fdo.: Mónica, mamá de Alejandra.

Alejandra vive en el municipio de Arucas en Gran Canaria y ya ha cambiado de instituto, pero el ciberbullying continua y el mal ya está hecho. Ahora requiere tratamiento psiquiátrico.

Su madre teme que su hija al final acabe como acabó el caso de Kira López, una joven que a la edad de 15 años se suicidó en Barcelona por presunto acoso escolar. El padre de Kira José Manuel López con el seudónimo en Twitter @JMporKiraLopez también lleva tiempo con una campaña en redes sociales bajo el hastag #StopBullyingForKira y están dando a apoyo a Alejandra como colaboradores de Nace No al AcosoPor eso Mónica se está planteando poner denuncia en la policía o contratar un abogado penalista para defender a su hija. Y es además de acoso escolar, un delito de odio.

¿Piensa tomar cartas en el asunto Susana Machín  la Consejera de Educación en el Cabildo? ¿Hará algo Juan Jesús Facundo Suárez Alcalde de Arucas? ¿Dónde estaban los docentes mientras se daban estas presuntas vejaciones por parte de alumnos? ¿Qué hizo el equipo directivo del colegio para atajar estos ataques? 

La madre de Alejandra está llevando a cabo una campaña en las redes sociales con el hastag  #SoyAlejandraYTambienCuento y está pidiendo apoyo en Twitter:

Monica  @SiSoyAlejandra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.